lunes, 23 de junio de 2008

Los cuidados del Husky

Aunque a los Husky les gusta que los cuiden, ya desde cachorros deberían estar acostumbrados a unos cuidados regulares. Cuide a su Husky repitiendo siempre el mismo proceso, es decir: «mírele los dientes», «las orejas», etcétera. Así, cuando tenga que consultar con el veterinario, o al participar en una exposición canina, todo resultará más fácil.



El cuidado del pelo: El Husky muda su pelo dos veces al año, al principio de las estaciones cálida y fría. Durante estas épocas, cepíllelo regularmente con un cepillo de cardar, Aunque el Husky que vive en un piso no muda el pelo con tanta regularidad, también lo hace a menudo.

El resto del año déle un masaje al Husky con un cepillo de goma, no tanto para cuidarle exclusivamente el pelo como también por razones de tipo social. La mayoría de estos perros agradece mucho este masaje, lo que favorece la relación entre el perro y su dueño como ser huano.


Los cuidados del perro Husky siberiano


Patas y uñas: El cuidado de las almohadillas de las plantas, sobre todo las de los Husky que se entrenan, requieren un control regular. Las almohadillas que se muestren secas y agrietadas, deben lubricarse con sebo de ciervo o con vaselina. El Husky que se entrena corriendo sobre una superficie en mal estado, cubierta por nieve helada u otras circunstancias adversas, se le deben poner unos «zapatos» especiales llamados «booties».


Los perros que corren poco sobre asfalto, pueden llegar a tener sus uñas demasiado largas. Para cortarlas, debe hacerse con una lima o con un cortauñas especial. Pero si no está seguro de poder hacerlo sin herirle ningún vaso sanguíneo, llévelo al veterinario. Con el tiempo, en los codos pueden producirse callos. Para evitar que se resequen, lubríquelos con vaselina o con sebo de ciervo.


Ojos y orejas: La forma de los ojos y las orejas de los Husky es natural. Por eso, no necesitan ningún cuidado especial. Si quiere limpiarle las orejas, eche en un paño suave unas gotas de aceite balsámico y limpie con cuidado el conducto auditivo externo.

En caso de necesidad, también puede limpiar las comisuras de los párpados con un paño húmedo y suave. Para realizar estas tareas, podrá encontrar productos específicos en tiendas especializadas.


Los dientes: Una alimentación correcta, evitará que su Husky tenga problemas dentales. Para mantener la dentadura sana, basta con darle a diario una galleta dura para perros, un trozo de cuero o cualquier otra chuchería u objeto que pueda mordisquear con tranquilidad. Durante la segunda dentición, asegúrese de que se le han caído los dientes de leche antes de que le salgan los dientes permanentes.


¿Se puede bañar a un Husky?: Normalmente, a los Husky les gusta mucho el agua. Pero para no perjudicar su pelo ni su piel, procure emplear la menor cantidad posible de jabón, Si un baño es indispensable, puede ayudarle a restablecer el grado normal de gra-sa en su piel utilizando un champú especial para perros. Adquiera una alfombra de goma antideslizante, que pondrá en la bañera o en la ducha para que el perro no resbale. Después del baño, seque inmediatamente al perro con una toalla y evite exponerlo al frío o a corrientes de aire.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

© El husky siberiano